Restaurante Le Marronnier

le marronier 2Parece que lo único que hago en Estrasburgo es cenar pero la verdad es que por ahora es lo único que merece la pena ser contado.

La semana pasada estuvimos cenando con unos amigos en el restaurante alsaciano Le Marronnier que se encuentra en Stutzheim un pueblecito que está a 15 minutos de Estrasburgo.

El restaurante es una preciosidad, digno de ser visitado, además lo tienen decorado con mucho gusto. Tienen terraza debajo del “Marronnier” (un castaño) que abren cuando hace bueno.

le marronier 1

La carta es variada, con especialidades alsacianas y tartes flambées. Nosotros pedimos una tarte flambee de aperitivo y luego un plato cada uno. Pedimos dos choucroute de pescado, unas albóndigas con spaetzles (Fleisch Kiechele) y una ensalada tiede de volaille.

Las albóndigas, la tarte flambee y la ensalada estaban muy ricas, pero la choucroute me decepcionó bastante, el pescado estaba muy hecho y sin sabor, una muy mala elección….

Ya sé que esta región no se caracteriza por tener un excelente pescado pero las dos choucroutes de pescado que hasta ahora había comido me habían encantado así que pensé que aquí también estaría buena…

De postre un moelleux de chocolate que me dijeron estaba bastante rico. De precio, €70 por pareja con vino en línea con los restaurantes del mismo estilo.

La verdad es que el restaurante gustó mucho en sí pero la comida me dejó regular sabor de boca… Espero volver en verano a la sombra del marronnier y, esta vez sí, pedir una carne. 

¡Ah se me olvidaba!, el servicio excepcional una camarera super simpática y atenta.

¡¡Buenas vacaciones de paques!!

 

Restaurante Mémé dans les orties

meme dans les ortiesMi vida social se está limitando mucho en estos últimos días así que pocas cosas tengo que contaros. La semana pasada quedé a cenar con una amiga en una “soiree de chicas” y aprovechando que hacía sol y calor nos sentamos en la terraza del restaurante “Mémé dans les orties” en el 14 de la calle Much en el barrio de la Krutenau.

Nosotras llegamos a las 19 y la terraza estaba llena y a poco que se quedaba una mesa libre enseguida se ocupaba.

Tienen una carta variada de raciones para compartir o snaks. Vimos tablas de embutidos y de quesos que tenía buena pinta aunque al final nos decantamos por dos ensaladas de queso (chevre chaud) que estaban muy ricas.

Nosotras como ya os he dicho os quedamos en la terraza pero el restaurante por dentro merece una visita, es muy original.

Estaba a rebosar de gente joven y estudiantes. Vi también que servían mojitos, la verdad es que en la cena sólo tomé cerveza pero es bueno saber que ofrecen también cockteles.

La factura nos salió a 13 -14 euros persona (ensalada y varias cervezas), bastante aceptable.

Pues si algún día entre semana queréis ir a dar una vuelta y queréis un sitio animado y bien de precio, ya sabéis que Mémé dans les orties es un buen lugar.

Gimnasio La Cour de Honau

cour de honauHace unas semanas una amiga me invito a ir al gimnasio La Cour de Honau (en la Wantzenau). Yo había oido hablar de este gimnasio como uno de los más selectos de Estrasburgo así que aproveché la ocasión de conocerlo de forma gratuita.

El gimnasio se encuentra a las afueras de Estrasburgo a unos 15 minutos del parque de la Orangerie, se necesita coche para poder llegar. La verdad es que la entrada es muy bonita, parece que entras en una especie de castillo en medio del bosque.

Al llegar nos pidieron unas llaves o algo para quedarse a cambio de la llave del locker (casillero).

Los vestuarios y las duchas están un poco “anticuadas”, no les vendría nada mal una reforma.

La sala de fitness es bastante completa con bicicletas y aparatos varios. Hay una zona con varias cintas de correr y una tele en el medio (para aprovechar el tiempo). No es enorme pero no está mal.

Hay varias salas dónde se dan cursos colectivos, yo no fui a ninguno así que no puedo hablaros de ellos.

Lo que sí tienen es una piscina bastante bonita para poder hacer aquagym, no digo nadar porque es redonda y bastante incómoda para los que estamos acostumbrados a nadar pero no había casi nadie además también tenía una zona de jacuzzi.

cour de honau2

Hubo dos cosas que me gustaron: tienen un restaurante en el que puedes encargar la comida a una hora y te la tienen preparada (unos €10 el plato) y hay una guardería dónde puedes dejar a los niños mientras haces deporte.

Yo no soy una fan de los gimnasios pero la verdad es que tengo el listón bastante alto del gim al que iba en Madrid así que creo no soy “objetiva” porque no me pareció nada del otro mundo (me habían hablado tan bien que quizás me esperaba mucho).

No sé cómo serán los precios (que podéis ver en la web) pero a mi personalmente no me compensa irme hasta la Wantzenau por los servicios que este gimnasio me ofrece.

Por ahora, continuo con mi piscina de Wacken (en la que un día me sacarán un ojo de la gente que hay) y mis clases de yoga.