Dar de comer a los cisnes

cisnesUna de las cosas que más me sorprendió en Estrasburgo fue ver los cisnes. La verdad es que yo no estaba acostumbrada a ver este animal tan feo de pequeño pero que se convierte en una verdadera maravilla cuando crece.

No sé si habéis tenido oportunidad de ir cerca de Rivetoile (canal du Rhône au Rhin)  a ver los cisnes pero es un espectáculo que os recomiendo, además si el tiempo acompaña podéis tumbaros en las hamacas que hay frente a la Mediateca.

Yo ya he creado una “rutina” con mis hijos y todos los días guardamos el pan duro que nos sobra en una bolsa y cuando la bolsa se llena nos acercamos a Rivetoile a dar de comer a los cisnes, a las palomas y a un animal que todavía no he identificado (mezcla entre castor y rata gigante….)

Hay unas escaleras que se pueden bajar para  acercarte a ellos, si vuestros niños son pequeños cuidado porque el año pasado mi pequeña de 4 años ¡se cayó al agua!, menos mal que no cubre pero el susto fue tremendo….

De esta manera, yo no tiro comida (que no me gusta nada), los cisnes están contentos y mis hijos encantados….