Y ya hace un año

1 año

Parece que fue ayer cuando llegamos con nuestros camiones de mudanza desde Madrid pero no, ¡hace ya un año! cómo pasa el tiempo.

La verdad es que en este post me gustaría hacer una retrospectiva de lo que ha sido mi vida durante este año.

Aunque el inicio fue un poco duro, poco a poco y gracias a grandes amigas como mis vecinas Merces y Marta conseguí empezar a rehacer mi nueva vida.

El volver a correr me hizo descubrir los bellos paisajes de esta región, el parque de l´Orangerie, Portales, Kehl (Alemania) y otros muchos lugares que he conocido, y sigo conociendo, con mis zapatillas.

Aunque el invierno del 2013 fue duro y largo muy largo, disfrutamos mucho con la nieve, hicimos muñecos, nos tiramos en trineo y nos caímos unas cuantas veces caminando sobre el hielo.

Me compré una bicicleta y me puse como objetivo montar en ella y conseguir que mis hijos aprendieran, me costó mucho pero después de miles de caídas conseguimos todos montar en bici, hasta Sofía que empezó con “mal pie” consiguió sacarse el carnet.

2013 ha sido un año de viajes, muchos viajes estuvimos en París, Munich, Suiza, Austria…., no había fin de semana que no saliéramos a conocer algún lugar… ¡ah! y también un año de muchos parques infantiles: Europapark, Legoland…. ¡Eso sí que les gustaba a los peques!

Después del invierno vino una primavera, corta, que nos permitió conocer una florida Estrasburgo, qué belleza pasear por la Petite France y ver los balcones llenos de flores…

Sofía hizo su primera comunión en Francia y fue el momento en el que toda la familia vino a conocer nuestra nueva ciudad. Aunque llovió sin parar el fin de semana, el domingo salió el sol y me dejó ponerme el vestido que tenía para la ocasión (¡¡aunque me congelé viva!!). Qué felicidad ver a tu hija mayor vestida de blanco como un ángel.

Y luego llegó el verano y con él las piscinas de Wacken, la zona de juegos de la playa de Les Halles y las fuentes del parque de la Citadelle lugares que me permitieron leer mientras los niños se divertían.

En septiembre comenzamos la vuelta al cole y, en mi caso, el comienzo de la búsqueda de un trabajo: llamadas, mails, búsqueda de ofertas, etc… Un poco desesperante pero al final todo “trabajo” tiene su recompensa y la mía fue el mail que recibí para dar clases de finanzas en la EM de Estrasburgo ¡toda una experiencia!.

Octubre y Noviembre pasaron como sin darme cuenta entre las clases y la búsqueda de trabajo.

Y llegó Diciembre, ese mes tan mágico en una ciudad como Estrasburgo: el mercado de Navidad,  las calles, la iluminación. Decidimos que fuera Saint Nicolas quien viniera este año a casa, nos trajo chocolates y algunos regalitos, pero nos quedamos sin los Reyes Magos….

Y ahora volvemos a comenzar Enero pero del 2014, un año más.

La verdad es que vivir fuera de tu país es una experiencia tan enriquecedora, que se la aconsejo a todo el mundo: nueva casa, ciudad, amigos….   Salimos completamente de nuestra “zona de confort” pero las recompensas son múltiples y, aunque a veces nos cueste un poco creo que la mejor forma de aprender a nadar es tirándose a la piscina….

Y ahora damos la bienvenida al 2014 y yo le digo:  “Hola 2014,  ¿qué nos tienes preparado?”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s