Fin de semana en la Región de Champagne (I)

reimsEste fin de semana hemos estado visitando la Región de Champagne. Tenemos unos amigos que viven en París y Reims es un lugar bonito «en la mitad de camino».

Nosotros salimos el viernes por la tarde y, con tráfico, tardamos 3 horas en llegar. Habíamos reservado una casita en un pueblo llamado Ay, que está muy cerca de Epernay (dónde se encuentran las mayores casas de Champagne). Nosotros éramos 9 (4 adultos y 5 niños) y reservamos un Gîte: La Halte Effervescente que nos salió por €460 (con limpieza incluida). La casa estaba fenomenal, totalmente renovada con dos pisos, 4 habitaciones y 3 baños, un sueño para los niños que desaparecieron nada más llegar y se pusieron a jugar al escondite arriba y un sueño para los padres que no tenían que preocuparse de nada….

El viernes fue llegar, cenar y dormir. El propietario del Gîte es productor de champagne y nos ofreció visitar sus instalaciones (caves), cosa que hicimos el último día.

El sábado fuimos a Reims (que está a 20 minutos en coche), no había mucha gente así que pudimos aparcar en la calle sin problema (mejor detrás de la catedral porque podéis dejar el coche hasta 5 horas).

Visitamos la catedral de Reims, una obra de arte muy destrozada por la Primera Guerra Mundial. Actualmente están restaurando la entrada y la verdad es que no parece tan «imponente» como debe ser sin obras. Se puede subir a la azotea de la catedral pero a partir de Noviembre lo cierran así que nosotros no subimos. Dentro de la catedral podréis ver una mezcla de vidrieras antiguas y modernas, también hay un reloj con muñecos que da las campanadas (aunque nada que ver con el de Estrasburgo). La verdad es que la catedral me la esperaba mejor, muchas veces tienes unas expectativas diferentes de lo que te encuentras y es lo que me pasó con la catedral de Reims.

Después de la catedral, tocaba comer, fuimos a la Oficina de Turismo (que está pegada con la catedral) dónde nos indicaron la calle dónde se encuentran todos los restaurantes (que son unas calles peatonales). Me sorprendió ver que estaban montando las casetas del Mercado de Navidad (parece que en esta región también se hace).

Para comer fuimos por la calle Vesle (que es donde se encuentran todas las mejores tiendas) y comimos en una Brasserie llamada Le Gaulois, estaba a rebosar de gente pero después de esperar 10 minutos conseguimos una mesa para 9. Comimos fenomenal, rápido y rico. Los niños encantados con su menú 7 euros con nuggets, salchichas con patatas fritas y helado y yo con una super ensalada de queso de cabra.

Después de comer dimos un pequeño paseo por Reims (hasta la Plaza Real) y cogimos el coche para conocer la Basílica de Saint Remi, esta iglesia sí que me encantó, mucho más que la catedral. Me pareció magnífica por dentro, con la lámpara con miles de velas en el centro. Si la visitáis podréis ver los restos de Saint Remi (metidos en una tumba).saint remi reims

Tras la visita de la Basílica fuimos a conocer unas «caves» de Champagne, os aconsejo reservar con antelación porque nosotros no lo hicimos para Reims y las únicas en las que encontramos sitio fueron las de Pommery.

No sé cómo serán las otras, porque no pudimos visitarlas, pero éstas les encantaron a los niños. Cogimos la visita de 30 minutos con degustación (con niños no os aconsejo coger más). Los niños iban emocionados por las galerías subterráneas viendo las botellas de champagne y escuchando cómo se produce. Además en estas caves hay muchas obras de arte muy originales que a los niños les encanta.Después de la visita hay una degustación en la que también participan los niños con un zumo de uva.

Tenéis la tienda en la cave pero os aconsejo que miréis bien el precio porque encontramos las botellas de champagne más baratas en E. Leclerc que en la bodega.

Mi hijo me dijo que era la primera vez que visitaba algo y que le gustaba, ya sabéis que los niños siempre dicen las verdades.

Después del día en Reims nos fuimos a nuestra casita a cenar y ver la tele con unas buenas botellas de Champagne mientras los niños seguían jugando al escondite en sus habitaciones.

 

Ricos croissants

croissantEste domingo me levanté temprano para ir a hacer un poco de ejercicio, la piscina de Wacken abría a las 8 de la mañana así que pensé que sería una buena opción (pensando que no habría mucha gente).

Madre mía la sorpresa que me llevé, ¡estaba hasta arriba de gente a las 8:10 de la mañana!, cuanto loco (como yo) va a hacer deporte a esas horas tan horribles un domingo… Con mucha dificultad, conseguí nadar pero al menos me levanté para algo (porque al principio estuve a punto de darme la vuelta).

Volviendo de la piscina, decidí llevar el desayuno a mi familia así que paré en una pastelería / salon de té que se encuentra en el número 30 de l´Allé de la Robertsau (al lado de la representación permanente de España ante el Consejo de Europa), no recuerdo el nombre.

Compré unos croissants y una baguette y la verdad es que tengo que decir que los croissants han sido un éxito en casa, grandes, crujientes, buenísimos….

Si pasáis alguna vez por allí y vais con un poco de gula os recomiendo que os paréis a tomar un croissant. Tienen mucha otra pastelería que tiene muy buena pinta pero yo no la he probado así que no puedo daros mi opinión.

Y tú ¿me recomiendas alguna pastelería? 

Excursión a la cascada de Nidek

cascade nidekEste fin de semana decidimos ir de excursión a la base de la Cascada de Nidek, un lugar natural a poco más de 40 minutos de Estrasburgo.

 

 

 

 

 Para llegar allí tenéis que coger dirección Molsheim:

En teoría es una marcha sencilla para hacer con niños pequeños por un paraje magnífico de bosques.

Como salimos tarde de Estrasburgo, decidimos ir a comer antes de visitar la cascada. Encontramos el restaurante Du Ruines de Nidek , pero estaba completo así que nos recomendaron el restaurante Hohenstein y allí comimos a las 13:30 (un poco tarde para esta región). El restaurante estaba bien, tenían un menú de niños por 7 euros con filete (si a vuestros hijos no les gusta la salsa pedid el filete sin salsa) con patatas fritas, bebida y helado. Yo tomé un cordon bleu al queso muster con patatas fritas y mi esposo unos riñones de ternera en salsa. Los platos muy bien presentados y bastante buenos. La cuenta final de los 5 fue de €70.

Nos cayó fenomenal la dueña del restaurante, muy cariñosa con los niños, les dejó juguetes para que jugaran mientras se preparaba la comida y estuvo mucho tiempo hablando con nosotros, nos comentó varias excursiones que podemos hacer por la zona y nos dijo que por las tardes ofrecían un menú tarte flambeé por €12 en el que se puede comer todas las tartes flambées que uno quiera.

Cuando ya nos íbamos vimos una exposición de cosas de Navidad y compramos varias figuras y una vela (os muestro las fotos).La dueña de restaurante nos explicó que son unas abuelas de 85 años las que fabricaban las figuritas / velas y las vendían.

Después fuimos a la cascada. Pasaréis delante de una zona de juegos al aire libre (tirolina, etc..) que dejaréis a la derecha y continuando todo recto veréis un bar y una señal de parking (dónde tenéis que aparcar).

Muy emocionados llegamos al parking dispuestos a caminar hasta la base de la cascada cuando nos llevamos una muy triste sorpresa: el camino está cortado, no se puede acceder… Como ya estábamos ahí cogimos otro camino hasta las ruinas del castillo pero el problema es que el camino que va a las ruinas es muy empinado y los niños empezaron a cansarse rápidamente. Hicimos unos 25 minutos de subida pero no llegamos a ningún sitio aunque el paseo fue muy agradable: naturaleza y más naturaleza.

cascade nidek2

A la vuelta tomamos el café en el bar que está al lado de parking, pensábamos encontrar una variedad de tartas pero no encontramos muchas cosas, apenas había gente y la que había era un poco rara… aunque tenía una chimenea super chula.

Cuando salimos del bar ya era de noche  una noche cerrada en la que no se ve nada de nada.

Camino de la cascada pasamos por dos pueblos: Oberhaslach y Niederhaslach que nos encantaron. Esta vez nos paramos pero, como volveremos a conocer la cascada, pronto volveremos a visitarlos.

Opciones fin de semana 8 noviembre

fin de semanaEl martes 11 de noviembre es festivo en Francia, se festeja el fin de la Primera Guerra Mundial y, aunque no hay puente oficial, muchas personas se van a tomar el lunes de vacaciones para poder disfrutar del puente. Vamos a coincidir con nuestros compatriotas madrileños que celebran la Almudena.

Anuncian un tiempo frío, el otoño se acabó y el invierno está llamando a las puertas. Yo no voy a irme a ninguna parte, me apetece casita y palomitas pero he buscado algunas opciones que podéis hacer estos días.

Para los amantes de la poesía «El café de poetas» se reúne en el Café Michel este viernes a partir de las 18.15

– En «la ciudad de la música y de la danza» podéis disfrutar del Festival de Jazz

– Para los más animados en Vin’Ill Café, (7 cours de l’illiade 67400 Illkirch-Graffenstaden) podéis ir el viernes a la noche de Karaoke

– En el Auberge de jeunesse Jardin des Deux Rives hay previsto un concierto de Pop-Rock para el viernes 7

Los amantes del arte pueden ir a l´Orangerie a disfrutar (en el pavillion Josefine) de la exposición de artistas libres de Alsacia

En los cines UGC se encuentra el «Festival de cine de los derechos del hombre»

– El sábado 8 hay un partido de Football americano en el estadio de la Meinau

Estas son algunas de las ofertas, añadiendo los mercados que hay por toda la ciudad los sábados (Avenue de la Marne y otros lugares), os dejo una web en la que aparecen todos los eventos culturales de la ciudad: http://www.strasbourgcurieux.com/

Antes de acabar el post quería anunciaros que ya habían abierto el Vaisseau pero no estoy 100% segura porque la web no funciona. Sé que comenzaron hace unos meses con obras que estaban previstas acabar en Noviembre. Este museo científico es un lugar perfecto para llevar a los niños ahora que los días son fríos y lluviosos.

Espero que tengáis un formidable fin de semana…