Navidad en Gengenbach

gengenbachComo ya os conté en otro post, he estado visitando los mercados de Navidad de Colmar y de Ribeauvillé ambos muy bonitos pero repletos de gente.

Mis amigos alemanes dicen que los verdaderos mercados de Navidad son los alemanes y que Alsacia tiene mercados de Navidad por la cultura alemana así que he decidido comprobarlo….

Me recomendaron el mercado de Navidad de Baden-Baden, pero es una ciudad que ya conozco así que decidir ir a conocer un mercado de Navidad en el pueblo alemán de Gengenbach.

Gengenbach es una pequeña ciudad de 11.000 habitantes que se encuentra en el borde de la Selva Negra, desde Estrasburgo está a 40 minutos en coche.

Como teníamos miedo de no encontrar restaurantes allí, reservamos en el restaurante Mercyscher hof, un restaurante muy típico donde comimos bueno y barato con niños. El único pero: ¡¡No aceptan tarjetas de crédito!! así que a llevar cash.

Después de comer, fuimos a dar un paseo por el pueblo y a conocer el mercado de Navidad. El pueblo es una monada y el mercado de Navidad también, a diferencia de los mercados de Estrasburgo en Gengenbach el mercado es más abierto y, aunque haya mucha gente, no tienes la sensación de agobio que a veces puedes tener en Estrasburgo. Había una orquesta tocando y cantando canciones navideñas.

Escribiendo el post, he encontrado que Gengenbach tiene uno de los más bonitos “calendarios de adviento”  en el Ayuntamiento. Desde el 30 de noviembre y hasta el 23 de diciembre, se va abriendo una ventana del Ayuntamiento y aparecen diferentes personajes o alegaciones: http://www.stadt-gengenbach.de/fr/tourisme/calendrierdelavent/.

Nosotros nos hicimos miles de fotos con el calendario detrás pero sin saber lo que era… ¡qué pena!.

Pasamos el domingo allí y es una excursión muy recomendable desde Estrasburgo.

Pudimos comprobar en carne propia cómo son los mercados de Navidad alemanes y, aunque si es verdad que no son tan agobiantes como Estrasburgo, os puedo decir que al final todos los mercados de Navidad son muy similares (aunque no sea 100% exacto) en mi opinión “visto uno, vistos todos”, al menos de los mercados que yo he visitado por la Región.

Y tú ¿conoces algún mercado de Navidad que nos quieras compartir?

 

 

 

 

 

Anuncios

Excursión por la ruta de los vinos: Ribeauvillé

RibeauviEste fin de semana hemos estado acompañados de unos amigos que han venido a conocer Alsacia. El primer día estuvimos paseando por Estrasburgo pero el segundo día decidimos ir de excursión por Alsacia y estuvimos en Ribeauvillé.

Ribeauvillé es un pueblo que a 50 minutos de Estrasburgo en coche. Hay que coger la carretera que va a Colmar y 17 km antes de llegar a Colmar hay que salir a la derecha a Ribeauvillé, pertenece al Bas-Rhin.

Como siempre hago en mis recomendaciones, he buscado algo de historia de este pueblo: Ribeauvillé en francés y Rappschwihr en alsaciano es uno de los centros de producción vinícolas de la llamada Ruta de los Vinos de Alsacia.

Conocida en el siglo XII como Rathaldovilare, la villa pasó de los obispos de Basilea a los señores de Rappoltstein. El señor de Rappoltstein fue el rey o protector de los juglares errantes de la tierra, quienes compraban su protección a través del pago de un impuesto. Cuando la familia comenzó a extinguirse en 1673, este oficio (Pfeiferkönig) pasó a las cuentas palatinas de Zweibrücken-Birkenfeld. Los juglares tenían una capilla de peregrinaje cerca de Rappoltsweiler, dedicada a su santa patrona, Maria von Dusenbach (se mantiene una fiesta anual todos los 8 de septiembre). Ribeauvillé fue comúnmente conocida como Rappoltsweiler hasta el siglo XIX.

Durante la época moderna, la ciudad se desarrolló, las fábricas comenzaron a instalarse y la mayoría de las puertas de la ciudad (fortificada) desaparecieron para permitir la circulación de personas y tener más espacio. En 1879 llegó el tranvía conectado a la línea de tren Estrasburgo-Mulhouse.

Ribeauvillé está, en parte, bordeada por antiguas murallas. Cuenta con varias casas medievales pintorescas y dos iglesias antiguas, la de San Gregorio y la de San Agustín, que a su vez son construcciones góticas. El ayuntamiento contiene una valiosa colección de antigüedades. El Carolabad, un manantial salino de temperaturas cálidas que tuvo buena fama en la edad media, fue redescubierto en 1888, e hizo de Rappoltsweiler un balneario.

Cerca de la localidad están las ruinas de tres famosos castillos, Ulrichsburg, Girsberg y Hohrappoltstein, que antiguamente pertenecieron a los señores de Rappoltstein. Más información:  bit.ly/1gBLeJz

El pueblo es una monada, las casas son preciosas y merece la pena perderse por sus calles. Se puede subir andando hasta el castillo, nosotros no lo hicimos porque el tiempo no acompañaba.

Para comer, hay muchos restaurantes en el pueblo aunque os aconsejo reservar porque el fin de semana están llenos. Nosotros estuvimos en un restaurante alsaciano que se llama: Caveau de l´Ami Fritz. Muy recomendable, ambiente acogedor y comida buena a precios bastante decentes. De menú, los típicos platos alsacianos: Choucroute, jambon blanc (pata de jamón cocida), tartes flambées, etc…. Tienen también un menú de niños.

Para terminar el día, os aconsejo os acerquéis a las bodegas que están por la zona en donde podréis hacer una degustación de vinos. Nosotros fuimos a las bodegas Jean Sipp: http://www.jean-sipp.com/ y ahí acabamos haciendo la degustación y comprando unos cuantos vinos de la Región.

Una vez acabada nuestra excursión, pueblo, castillo y bodegas, los “elegidos” a no beber, condujeron tranquilamente a Estrasburgo.

Lo que sí vi es que ya están preparando por todas partes la decoración de Navidad, cada vez queda menos para ver todos los pueblos iluminados y llenos de corazones….

Opciones para un fin de semana largo: Múnich

MunichEl 11 de Noviembre es festivo en Francia así que tenemos la suerte de poder disfrutar de un fin de semana “largo”.

Estos festivos son para mí, la ocasión ideal para salir y conocer otras ciudades y países.

Lo bueno que tiene Estrasburgo es que estamos en el centro de Europa y en un radio de 4-5 horas de coche podemos ir a muchos sitios, empezando por París, Suiza, Austria, Alemania….

Para este fin de semana largo, os propongo un viaje por Alemania a Múnich. Desde Estrasburgo, Múnich está a 4 horas aunque a veces es un poco más porque las carreteras alemanas suelen estar de obras. Aunque en las carreteras alemanas no existe límite de velocidad, en muchas zonas está limitada la velocidad a 120 km/h.

Os propongo salir pronto de Estrasburgo y parar en Legoland (el parque de Lego) que está de camino. El parque es una delicia para los amantes de los juguetes Lego: ciudades enteras construidas con legos hechas a la perfección. A los niños les encantará parar en este parque, no hay muchas atracciones pero las suficientes para pasar el día en el parque y acabar a eso de las 17-18 con los peques agotados y dormidos en el resto del viaje…

Nosotros en Múnich estuvimos en los apartamentos Stay Múnich, están fuera del centro (hay que ir en coche) pero fueron unos apartamentos muy bien distribuidos en los que entramos los 2 adultos y los 3 niños a un precio muy asequible.

En Múnich os aconsejo visitar el centro de la ciudad y todas sus iglesias y plazas y, para los amantes del fútbol, el famoso estadio de Bayern. Nosotros también fuimos a conocer el Museo de Ciencia y Tecnología, es muy interesante pero si lo visitáis contad con un día completo para el museo. Después del museo podéis visitar el centro de Múnich.

No os puedo aconsejar restaurantes porque tiramos mucho de Mc Donalds y de restaurantes de “turistas”.

De vuelta a Estrasburgo, si tenéis tiempo os recomiendo acercaros al campo de concentración nazi de Dachau. Es impresionante verlo aunque se te ponen los pelos de punta de pensar todas las barbaridades que se cometieron allí.

Nosotros hicimos este viaje en un fin de semana largo de tres días.

Excursión al Norte de Alsacia: Wissenbourg

wissenbourgLa mayoría de las veces que salimos de excursión por Alsacia vamos hacia el Sur pero el Norte también es muy bonito y tiene muchos lugares que visitar, uno de esos pueblos del Norte de Alsacia es Wissenbourg.

Wissembourg en francés y oficialmente, Weißenburg en alemán, Wisseburi en alsaciano, es una localidad francesa situada al norte del Bas Rhin en Alsacia.

Un poco de historia: Wissembourg se desarrolló a lo largo del siglo XII y siglo XIII en torno a la abadía de “Saints-Pierre-et-Paul” fundada en el  siglo VII por Pirminius, eclesiástico visigótico de origen narbonés que más tarde sería canonizado y convertido en patrón de Alsacia. Hacia el 924 la abadía se convirtió en la más rica de la región, obteniendo el rango de principado.

Favorecida por el comercio de telas, vinos y castañas, la burguesía local alcanzó su independencia de la abadía y se integró en la Decapole, asociación de ciudades libres imperiales del valle del Rhin en 1354. Sin embargo, la disputa del poder con las autoridades eclesiásticas resultó en la destrucción de la villa por le conde Palatino, Hans Trapp, aliado de la abadía.

A lo largo del siglo XVI la ciudad adoptó la reforma protestante y sufrió las consecuencias de los diferentes conflictos bélicos que se desarrollaron en Alsacia como la rebelión de los campesinos o Deutscher Bauernkriego o la guerra de los treinta años. Se anexó al Reino de Francia en 1648.

Stanislas Leszczyński, rey de Polonia se instaló en la villa durante su exilio. La Revolución francesa terminaría con el resto del poder eclesiástico al vender la abadía.

Después de la historia os cuento mi experiencia. Salimos de Estrasburgo a las 11 y tardamos 1 hora en llegar a Wissenbourg, a las 12 estábamos para comer.

Miré muchos restaurantes en el pueblo para comer y encontré el Restaurant à l´Espérance, mi experiencia fue fantástica en este restaurante, hacía buen tiempo y nos pusieron una mesa en la terraza, comida variada francesa/alsaciana con menú para niños. Tienen una camarera cubana que lleva dos años en Alsacia.

Una vez comimos, nos fuimos a dar un paseo por el pueblo, la mejor manera de conocerlo. Os recomiendo entrar en la Abadía de Saint Pierre et Paul, de ahí podéis caminar hasta la Mairie (el Ayuntamiento), que es dónde se encuentra la Oficina de Turismo y continuar por la Rue Nationale. En la caminata podréis visitar las tiendas que hay, pastelerías, tiendas de queso, jugueterías, etc… todas con un gran encanto alsaciano….

Una vez hayáis recorrido la Rue Nationale podéis dar otro paseo por la Rue de la République dónde encontraréis una tienda de jabones parecida a la que os conté en Kaysersberg aunque los jabones de esta tienda huelen menos que los que compramos en Kaysersberg.

Encontramos Wissenbourg un pueblo muy animado, estaba lleno de gente aunque pocos franceses y la gran mayoría alemanes… (la frontera está al lado)

Espero disfrutéis de la excursión.