Brasserie Flo

brasseriefloEsta semana he tenido la suerte de tener la visita de mis padres a los que quiero con locura. Aprovechando la visita hemos estado comiendo en un restaurante que está cerca de la Place Kléber y que se llama Brasserie Flo.Ya estuvimos el año pasado en esta brasserie y le gustó tanto a mi padre que decidimos repetir.

Esta brasserie, imita a las brasseries parisinas y se encuentra en el centro de Estrasburgo. Está decorada con muchas cristaleras de colores y con una claraboya en el centro del comedor (estilo Art Decó), que hacen que el restaurante tenga mucha luz (algo que se agradece en ciudades con poca luz como Estrasburgo).

Lo bueno de esta brasserie es que te dan de comer hasta las 14.30, lo que no es muy habitual en los restaurantes de Estrasburgo.

Tienen una carta variada y para comer te proponen dos tipos de menú: el menú express (€22,50) incluye una entrada y plato o plato y postre o el menú garçon (€28,50)  que incluye entrada, plato y postre. Hay mucha variedad de elección tanto en las entradas como en los platos y los postres.

Nosotros tomamos tres menús y tuvimos la ocasión de probar las ostras, el steak tartare (que viene con patatas fritas y ensalada), la choucroute y el magret de canard como platos y un moelleux chocolat con helado y quesos como postre. En general la comida estaba bastante buena, tengo que poner un “pero” y es que mi magret llegó templado, aunque estaba muy bueno hubiera preferido que estuviera algo más caliente.

He visto algunos comentarios de esta brasserie en internet regulares (muy caro, comida regular), yo aquí os hablo del precio del menú para comer, los platos en la carta tienen un precio mucho más elevado.

También deciros que ofrecen mucha variedad de marisco aunque yo no os puedo aconsejar porque no lo he probado.

En mi opinión, esta brasserie es un restaurante original (la decoración es muy bonita) con una buena carta variada.

Excursion Gengenbach y Durbach (Alemania)

Como este fin de semana hemos tenido invitados les hemos llevado de excursión a Gengenbach, uno de los pueblos más bonitos de la selva negra alemana. Esta vez hemos visto la calle más famosa y más bonita (que es la que aparece en la página de inicio del link que os he puesto). Aquí abajo os dejo una foto de una calle que merece la pena que visitéis, está dejando el ayuntamiento a vuestra espalda, continuáis por la calle todo recto y creo que es la tercera a la derecha. Veréis una rana que indica que hay una tienda de souvenirs. Cuando  estuve la primera vez no visité esa calle pero es de cuento de hadas y visita obligatoria.

068

Hay un restaurante en la plaza, nos sentamos para comer pero la carta era muy “rara”, los camareros poco simpáticos y los precios bastante altos así que decidimos volver al mismo restaurante al que fuimos la primera vez, aquí tenéis la información.

Después de la visita de Gengenbach cogimos el coche y nos dirigimos a un pueblo que nos habían aconsejado: Durbach, una zona vinícola que podéis visitar caminado o en coche. Es impresionante ver todos los viñedos, montañas y montañas de viñedos entre los que se puede caminar. Es gracioso porque en el pueblo, que es bastante pequeño, podéis encontrar un hotel de cuatro estrellas, spa incluido: aquí os dejo el link.

Nosotros fuimos a tomar un café al castillo que hay allí que se llama “Schloss Staufenberg“, subis en coche y desde allí hay muchos paseos para hacer. Es un antiguo castillo que ahora es bodega y restaurante con terraza. No sé si sirven comidas porque cuando nosotros estuvimos había una boda y ya habíamos comido. Lo que sí os puedo decir es que tomamos de merienda unas tartas de manzanas riquísimas.070

 

071

 

 

 

 

 

La terraza es preciosa y tiene unas vistas ¡increíbles!, podéis llegar a ver la catedral de Estrasburgo. Es un buen lugar para llevarse un libro y quedarse unas horitas.

Un consejo si pedís un vino, pedidlo para compartir porque os ponen un vaso de casi un cuarto de litro de vino y hay que pensar que luego se debe volver en coche.

Espero que os guste esta nueva excursión que os propongo